martes, 14 de octubre de 2008

Descubren que bonobos también cazan primates

EFE

A pesar del carácter afable y festivo de los bonobos, un grupo de investigadores los ha visto cazando y comiendo carne de otros primates, una actividad que hasta ahora se creía propia de los chimpancés.

Bonobo #3

El descubrimiento lo ha realizado un equipo del Instituto Max-Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) en LuiKotale, una estación de investigación dedicada al bonobo en el Parque Nacional de Salonga, en la República Democrática del Congo.

Allí han estado observando a estos primates en los últimos cinco años, y durante este tiempo han podido asistir a la persecución y caza de tres monos por parte de bonobos, en las que también participaron de manera activa hembras adultas.

Los investigadores ya tenían indicios de que los bonobos comían carne de otros primates -en una ocasión encontraron un dedo de mangabey en una muestra fecal- pero no disponían de ninguna observación directa como la que hoy publican en la revista Current Biology.

Los bonobos son junto con los chimpacés los primates más cercanos a nosotros. Pertenecen ambos al mismo género, el género "Pan" , pero en sus comunidades las reglas sociales difieren bastante.

En las comunidades de chimpancés rige la dominancia de los machos. Ellos son los que imponen su autoridad con ferocidad y los que cazan a otros monos. En las de bonobos, en cambio, las hembras gozan de mejor estatus social que los machos y los conflictos no se resuelven enzarzándose en peleas, sino copulando.

Gottfried Hohmann, director del estudio, señala que las nuevas observaciones son "particularmente relevantes para la discusión acerca de la dominancia masculina y los lazos afectivos, la agresión y la caza" , unas características que hasta ahora se creía separaban a los chimpancés de los bonobos.

Los modelos actuales sobre la evolución de la agresión en primates (y también en humanos) aducían a la dominancia masculina y su comportamiento violento para explicar la caza y el consumo de carne de especies cercanas.
Sin embargo, la nueva faceta descubierta de los bonobos, dice Hohmann, sugiere que la caza y el consumo de carne de otros monos perduran en las sociedades independientemente de cómo estén organizadas.

Seguir estudiando a los bonobos permitirá saber qué factores sociales y ecológicos los empujan a matar a otros monos, un conocimiento que, según los autores del trabajo, ayudará a entender el significado biológico y las causas de la agresión, no sólo en los primates, sino también en nosotros mismos.