martes, 14 de octubre de 2008

Spinochordodes tellinii, ¿el gusano que obliga a los grillos a suicidarse?

Leyendo una entrada de menéame conocí al extraño y misterioso Spinochordodes tellinii, un gusano nematodo parásito. Según cuenta el cuento que se viene desperdigando por la web, y que incluso ha llegado a ser enviado a menéame en diversas ocasiones, este sería un gusano que infecta el cerebro de los insectos de una forma química para que estos busquen agua y se suiciden, luego allí el gusano sale y vive su vida de adulto en el agua.

Spinochordodes tellinii

Generalmente casi no hay comentario, sino que se muestra el video que mostramos nosotros al final del artículo.

Pero… ¿Qué hay de cierto en esto? Casi ninguna de las entradas siquiera mencionan el nombre del gusano, ni citan fuente científica alguna, tan solo el video.

Lo cierto es que esta historia lleva dando vueltas por la web desde 2005 en que fue publicado un estudio en New Scientist. Pero no fue bien comprendido ni por el periodista que lo escribió ni por los bloggers que se hicieron eco. Vamos a contar la historia según la cuentan los entomólogos, o sea los especialistas.

image Este gusano parásito, el Spinochordodes tellinii, vive como larva en el agua, donde es ingerido por grillos y langostas. Pero no son digeridos, sino que cual lombriz solitaria, se desarrolla dentro de su anfitrión y se alimenta de lo mismo que se alimenta el insecto infectado. Allí dentro pude llegar a crecer a un tamaño de hasta tres o cuatro veces el largo de su anfitrión.

Cuando llega a ese tamaño, o sea casi adulto, el gusano altera el comportamiento del grillo de una manera que todavía no está clara, pero lo vuelve errático, y así el grillo o langosta termina cayendo a algún arrollo o pileta, y se ahoga. Pero el gusano por fin puede liberarse, y vivir su vida de adulto en su hábitat natural, que es el agua. Allí se reproduce y vuelve a comenzar el ciclo.

Pero la especulación se ha dado por este comportamiento suicida de los grillos y langostas que es inducido por los gusanos. Pero lo cierto no es que el gusano influya en el cerebro del grillo para que este busque agua y se suicide.

En este estudio se aclara que los reportes anecdóticos de insectos suicidas no tienen asidero. En ese estudio de Journal of Evolutionary Biology, observaron durante dos años el comportamiento de grillos y langostas infectados y no infectados por el gusano. Lo observaron en una pileta.

Nueve diferentes especies infectadas con Spinochordodes tellinii seguían ese comportamiento aberrante.

Pero la idea de que esta manipulación involucra la detección del agua desde largas distancias por parte de los insectos infectados no tiene prueba alguna. Por el contrario, pudieron observar que los insectos infectados tenían un comportamiento errático que los llevaba, tarde o temprano, hasta un lugar con agua donde se ahogaban y le daban la posibilidad al gusano de salir.

No hay prueba alguna de que el gusano lave el cerebro de los infectados para que se busquen agua y se suiciden. Realmente no se sabe cómo afecta el gusano el cerebro del insecto infectado, pero lo que hace es en resumen, volverlo loco para que de un modo u otro llegue al agua.

Lo que sí se sabe es que la forma de alterar el cerebro, es produciendo unas proteínas diferentes a las que suele tener el grillo en su cerebro. Esto pudieron verlo por la diferencia entre el cerebro de un insecto infectado y otro no paracitado.

Las proteínas están vinculadas a actividades neurotransmisoras, y otras al comportamiento geotáctico, o sea el movimiento del organismo. Lo que provoca ese comportamiento errático que lo lleva a morir en el agua.

Referencias

*-“Do hairworms (Nematomorpha) manipulate the water seeking behaviour of their terrestrial hosts?.” Journal of Evolutionary Biology. 15(3):356-361, May 2002. THOMAS, F. *; SCHMIDT-RHAESA, A. +; MARTIN, G. ++; MANU, C. *; DURAND, P. *; RENAUD, F. *

*-“Behavioural manipulation in a grasshopper harbouring hairworm: a proteomics approach”. D.G. Biron1, L. Marché2, F. Ponton1, H.D. Loxdale3, N. Galéotti4, L. Renault2, C. Joly1, F. Thomas1. Proceedings of the Royal Society. Volume 272, Number 1577 / October 22, 2005

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias capo! La verdad que el mundo de los bichitos es alucinante. Una vez vi un documental de un gusano parásito que se alojaba externamente en la espalda de la araña, y llegaba un punto en que le afectaba el cerebro y la araña no coordinaba, después el gusano la terminaba literalmente secando. Es otro mundo, muy interesante. No dejes de poner tan buenos artículos Martín! Abrazo!

Martín Cagliani dijo...

Sí, pordría hacer algún especial de parásitos, porque está esa avispa que deposita sus huevos dentro de una araña a la que duerme, y las crías luego se comen a la araña por dentro a medida que se hacen camino hacia afuera... terrible, jeje. Gracias por el saludo!

vic dijo...

Hola tenes idea si ese coso vive en arañas¿
ayer mate una y le salio algo como eso.
gracias
victoriacz@yahoo.com.ar

Tnuk dijo...

Simplemente fascinante.. He encontrado tu blog y lo estoy leyendo atentamente, me encanta..

Lo del parasito en la langosta nunca lo habia ni leido, ni visto, muy curioso..

Besetes..